UN PARACAÍDAS PARA PPK

0
201

Publicado por Alejandro Ramírez el 16 de enero de 2017 en el Diario UNO

Preocupantes son las cifras de la primera encuesta de este año dadas a conocer por Datum, y que reflejan la estrepitosa caída de la popularidad del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski. Su aprobación ha descendido, en menos de un mes, de 53% a 45%. Y, lo que es peor, el rechazo ciudadano subió a 48%, diez puntos más de lo que tenía en diciembre.

Pero ¿qué está pasando para este desmadre en la conducción gubernamental de PPK? La respuesta la podemos encontrar por el lado de que es un gobierno débil, sin capacidad de respuesta; tal como lo refleja la encuesta con un 64%. Y, también por las indecisiones y metidas de pata del Presidente que también se reflejan con un 57%.

Pero lo que más influye en esta estampida de apoyo popular a la figura de Kuczynski, es la enorme decepción en la lucha contra la delincuencia y que se refleja en un 58%. Otro factor que le ha jugado en contra es el poco interés que este gobierno le ha puesto a la lucha contra la corrupción, que también queda registrado con un 55% en esta medición.

Pero eso no es todo. La encuesta también saca a relucir la gran decepción de la gente que confiaba que PPK, como reconocido economista, podría reactivar la economía. Algo que no ha sucedido y que queda marcado con el 50% en esta encuesta.

Es peligroso para la democracia y la gobernabilidad del país, que el gobierno de PPK siga en caída libre en su aprobación, apenas a seis meses de gestión. La crisis y el desgaste son muy prematuros. Algo resaltante, y a la vez peligroso en esta encuesta, es que por primera vez la desaprobación presidencial supera a la aprobación. Esto tiene que revertirse. De lo contrario, el panorama se le presenta riesgoso e incierto al gobierno, por no decir impredecible.

Urge entonces que el gobierno tome acciones. Es hora de sincerar su análisis, para palpar la realidad. No debe dejarse llevar por lo áulicos que siempre rodean y merodean en el poder de turno para buscar sacar provecho personal.

La gestión de Kuczynski adolece de identidad gubernamental y carece de un perfil propio. La percepción de la gente es que no solo es un gobierno débil, sino que tiene una bancada dividida y no cuenta con un partido que lo respalde. Cuando eso sucede, los conflictos sociales suelen incrementarse; por lo tanto, de no hacerse los correctivos necesarios urgentemente, la eclosión social irá en aumento, retrayéndose cada vez más la inversión. No hay que ser adivinos para saber que los grandes proyectos mineros, como “Tía María” y otros, pasarán a mejor vida en este gobierno.

De nada servirá sentarse a dialogar sobre políticas públicas en el Acuerdo Nacional, si no existe un gobierno firme en sus convicciones para ejecutarlas. La falta de liderazgo de PPK ha ocasionado que la ciudadanía tenga poca fe en lo que podría hacer de aquí en adelante a favor del país. Revertir esa situación y empezar a recuperar la aprobación ciudadana, va a ser sumamente difícil. El equipo de imagen y comunicaciones de Palacio de Gobierno y, en general, del Ejecutivo, tiene una tarea sumamente difícil.

Tendrá que comenzar a hacer política y no seguir en marchas y contramarchas. PPK tendría que actuar bajo un libreto preparado por un buen equipo de asesores, para no decir una cosa un día y al otro algo diferente. Todavía está a tiempo de poder cambiar esta negra situación. Equilibrar su gabinete de ministros, con mayor cuota de políticos antes que tecnócratas, podría ser la solución para poder revertir la situación, de lo contrario seguirá cuesta abajo. No queremos ser pesimistas ni aves de mal agüero, pero un adelanto de elecciones no quedaría descartado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here