UN BALÓN DE OXÍGENO PARA PPK

0
105

Publicado por Alejandro Ramírez el 06 de marzo de 2017 en el Diario UNO

Entramos al octavo mes del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski y por desgracia nuevamente nos encontramos con la trillada pregunta ¿hasta cuándo los peruanos seguiremos eligiendo mal a nuestras autoridades? Esto en razón a la mala gestión gubernamental en curso. Un Ejecutivo sin liderazgo, “el presidente y gabinete de lujo” que se nos vendió, en la práctica, no existe. Lo que hay es un grupo de tecnócratas encabezados por PPK, envueltos en sus propios laberintos y que tienen paralizada la economía del país.

Habrá que refrescar la memoria de los peruanos, diciendo que la candidatura de PPK fue una especie de arroz con leche a medio cuajar. Por momentos parecía inviable, pero en el camino se fue haciendo posible a medida que fueron cayendo otras candidaturas (Acuña y Guzmán). De no haber sido así, ni siquiera hubiese pasado a segunda vuelta.

Ante tan peculiar escenario, PPK se convirtió en la única tabla de salvación frente al fujimorismo, que a la postre hizo que ganara la elección, no por méritos propios sino por el encarnizado antifujimorismo que aún persiste en el país.

Proclamado y juramentado presidente, PPK generó grandes expectativas, incluso en círculos que ni siquiera votaron por él en el proceso electoral, y pegó con fuerza la frase “Presidente de lujo”. Sin embargo, eso se fue esfumando rápidamente, por su falta de liderazgo, su dejadez para combatir la corrupción, su inoperancia en el combate contra la inseguridad ciudadana y su incapacidad para reactivar la economía. La percepción de la ciudadanía es que, de un “Presidente de lujo”, PPK se ha convertido en “Presidente de lujos”. La ciudadanía no lo siente cercano a la solución de sus problemas y necesidades. Prefiere despachar en su cómoda mansión de San Isidro o en El Golf, antes que en Palacio de Gobierno, y esto es lapidario para generar empatía con la población.

Ante tan negro panorama, solo cabe alcanzarle un balón de oxígeno a PPK. Urge oxigenar el Ejecutivo con una reestructuración del Gabinete Magisterial. El recambio ministerial tendrá que darse lo más pronto posible, pues la población comienza a desesperarse, al no ver ninguna medida concreta que pueda revertir la situación, las promesas de campaña brillan por su ausencia y de seguir así, la aprobación de PPK podría llegar hasta un dígito y se tornaría ingobernable el país. La coyuntura actual del gobierno es grave, pues el caso Lava Jato amenaza traerse abajo la estabilidad democrática e institucional del país. Un 77% advierte que el caso Odebrecht es un riesgo para la democracia.

De no tomar el balón de oxígeno PPK, ejecutando el recambio ministerial, su futuro se torna incierto y los temores de una vacancia presidencial resurgirán con fuerza. La interpelación y la posible censura del ministro Martín Vizcarra, es una clarinada de alerta que la oposición y la población no solo quieren que rueden cabezas ministeriales, sino también la del propio Presidente de República. Está en manos de PPK evitarlo. ¡Salve la democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here