PPK: LA GLORIA O EL LOBBY

0
158

Por Alejandro Ramírez.

Pasada la euforia del triunfo de los PPKausas y cercana la fecha de juramentación como nuevo presidente de la República de Pedro Pablo Kuczynski este 28 de julio. Tocará la hora de las definiciones con propuestas realistas y audaces en su mensaje presidencial que puedan conectar con las demandas de reivindicación y solución de los graves problemas de inseguridad ciudadana, corrupción, salud, educación y justicia que venimos padeciendo por varias décadas y que fueron promesas de su campaña.

Otro escenario que también podría darse en su mensaje, es la ratificación de las dudas que sobre él se ciernen respecto a que su mandato sería un gobierno de los grupos de poder, donde prime el lobby. Sobre esto, antes de juramentar ya tenemos el primer atisbo con sus declaraciones desde Chile, donde dio a conocer sus intenciones de dar marcha atrás para que los afiliados a las AFP puedan utilizar el 25 % de sus aportaciones para la inicial de un crédito hipotecario y que al cumplir los 65 años puedan retirar el 95.5% de sus fondos. Esto sería fatal y demostraría que PPK no buscaría la gloria sino privilegiará el lobby.

Kuczynski a pesar de tener un gobierno débil, sin mayoría parlamentaria y sin un partido sólido que lo respalde – pues el suyo es la sumatoria de personajes políticos invitados de diversas tiendas políticas y tecnócratas que siempre merodean en busca de oportunidades alrededor de los últimos gobiernos de turno – puede tentar la gloria y pasar a la historia como el mejor gobernante de nuestra vida republicana que, paro en seco la corrupción y emprendió las grandes reformas políticas, electorales, económicas y sociales que el país necesita y que vienen siendo postergadas por décadas.

Debe tomar en cuenta PKK que, en la primera vuelta el pueblo definió su pase a la otra instancia a raíz de las arbitrarias exclusiones del proceso electoral de Acuña y Guzmán por parte del JNE, y que en segunda vuelta el 50% del país se volcó a su lado por considerarlo el mal menor ante la supuesta amenaza dictatorial que significaba la lideresa del fujimorismo Keiko Fujimori. Con mayor razón tendría que tomar conciencia que no tiene votación propia y que ante los primeros errores que cometa y sobre todo desairando al pueblo, serán estos mismo electores los que saldrán a la calle a reclamarle que cumpla sus promesas y acuerdos, de lo contrario el panorama se le tornaría incierto, por no buscar la gloria y privilegiar el lobby.

El escenario actual que tenemos: es la de un poder Ejecutivo al mando de una derecha tecnocrática con Kuczynski a la cabeza y un poder Legislativo bajo la batuta de una derecha populista, liderado ampliamente por el fujimorismo. Lo ideal sería que ambos poderes puedan coordinar y consensuar sobre temas fundamentales de interés nacional. Se tornaría nocivo y peligroso para la gobernabilidad del país que estos dos poderes no encuentren canales de entendimiento y prime lo beligerante y obstruccionista que en nada favorecería a los intereses nacionales. Ambos grupos deben ceder posiciones pensando primero en el Perú antes que en sus propios intereses.

Sería suicida pensar que se puede sustituir o equiparar al Congreso mediante el tejido de una red de alianzas con administraciones regionales o municipales para gobernar sin él o en su contra, como le habrían aconsejado a PPK un círculo de tecnócratas lobistas que, mediante un análisis simplista solo buscan llenarse los bolsillos mirando el árbol y no el bosque, a lo que PPK debería responder como un gran estadista que busca la gloria y no el lobby, agotando hasta el último esfuerzo para consensuar con todas las fuerzas políticas del país, pensando en el bienestar de todos los peruanos sin ninguna excepción.

Los reflectores deben estar listos por parte de Peruanos Por el Kambio, para ser encendidos a partir del 28 de Julio y salir a la cancha con PPK como nuevo presidente, para hacer los goles que el Perú tanto necesita. La trasferencia es solo una calistenia y para darle un término futbolístico podríamos compararlo como la pretemporada antes de entrar en funciones gubernamentales. La situación no es tan fácil y podría darles más de un dolor de cabeza si es que no se actúa con buena estrategia y gran pericia política. Solo para empezar, hoy día los gobiernos regionales y municipales manejan el 33% del presupuesto nacional y buscan manejar el 50%, según consta en el acta suscrita en sacsayhuamán por el primer vicepresidente Martin Vizcarra y éstos. Ésta es solo una de las múltiples demandas que acecharán por soluciones al gobierno de los PPKausas, Por lo que PPK tendrá la enorme responsabilidad de darles solución pensando en el país, en busca de la gloria y no del lobby. La pelota está en su cancha y los goles para pasar a la historia también.

Hasta la próxima
Alejandro Ramírez Merino Comunicador – Analista Político

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here