LA PROTESTA POR EL PEAJE EN PUENTE PIEDRA

0
167

Publicado por Luis Quito Rodríguez el 15 de enero del 2017 en el Diario  Uno

Veinticuatro horas antes de la anunciada manifestación de pobladores y transportistas de Puente Piedra que rechazan el peaje sur-norte sobre la Panamericana, el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, anunció en escueto comunicado la suspensión por 30 días de ese cobro, que es oneroso. El peaje afecta directamente la economía de las familias porque sube el precio de los pasajes, situación de la que nadie escapa ya que movilizarse para trabajar o estudiar es una necesidad.

Castañeda intentaba boicotear una protesta que es absolutamente justa, porque se realiza en defensa de los derechos de los ciudadanos de circular libremente por la zona de su propia residencia y porque es una arbitrariedad, un abuso de parte la empresa concesionaria Rutas de Lima, en confabulación con la Municipalidad de Lima que firma contratos a espaldas del pueblo, sin ninguna sensibilidad hacia la clase social más desfavorecida.

Pero las manifestaciones populares no se pueden contener desde la comodidad del escritorio, como lo pretende Castañeda. Tampoco con el manido truco del psicosocial que ensayó el ministro del Interior, Carlos Basombrío, quien “confirmó” la presencia de infiltrados de Sendero Luminoso entre las personas que iban a participar en la marcha, en un intento de ahuyentar a la población y justificar la detención policial de los manifestantes.

Ahora 60 detenidos por la protesta del jueves 12, más los 28 detenidos del jueves 5, pueden enfrentar cargos de terrorismo, no obstante se desconozca un informe al menos decente de Inteligencia que corrobore que se trata de personas vinculadas a Sendero y no de vecinos y choferes del Cono Norte que se defienden del despropósito de las autoridades y de una empresa privada, y que así como ellos pudo haber sido capturado cualquiera de nosotros que también estamos en contra del peaje.

Pretenden, por lo tanto, apagar la protesta con represión. Gobierno y municipio van a desviar el suceso hacia el procesamiento de los detenidos y dejar de lado el tema principal: la solución al problema del peaje que tiene que pasar por su eliminación definitiva. Y no nos creemos con esto los “inventores de la pólvora”. Ahí está el antecedente del peaje en la Av. Faucett del Callao, instalado el 2004 por Alex Kouri (y que le costó la cárcel), que finalmente se retiró. Tampoco promovemos la política del “perro muerto”. Rutas de Lima ha realizado una inversión millonaria para construir entre Puente Piedra y Ancón cuatro intercambios viales y otras obras menores. Es obvio que ello tiene que tener una contraprestación, pero no se puede poner el costo en la espalda de las familias de Puente Piedra. Por eso Castañeda tiene que renegociar con la concesionaria.

La ex alcaldesa Susana Villarán, que fue quien firmó el contrato el 2013 con Rutas de Lima, solo sale de su autoexilio para decir que la concesionaria no ha concluido todas las obras pactadas. Pero la protesta no es para que la concesionaria termine de ponerle mallas a los puentes peatonales. La protesta es para que no les cobren la entrada y la salida a su barrio o centro de trabajo ¡Inaudito!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here