JUSTICIA, PERO SIN SESGOS

0
133

La prisión preventiva de 18 meses de la expareja presidencial Ollanta Humala y Nadine Heredia, significa en la práctica una vergüenza de nuestro país a nivel internacional. Los 5 presidentes vivos de nuestra nación, se encuentran cuestionados ante la justicia con distintas suertes. Fujimori y Humala se encuentran presos, Toledo prófugo y Alan y PPK en la cuerda floja porque pesan sobre ellos graves indicios de corrupción que, en cualquier momento podrían agravar su situación legal y también terminar con carcelería.

Si bien es cierto que, Humala traicionó a sus electores al torcer el programa de la Gran Trasformación por la Hoja de Ruta y entregarse a los brazos de Confiep, para ser adoptado por la derecha y luego utilizado en el gobierno con funestos resultados de gobernabilidad y exiguos resultados de bienestar social para las amplias mayorías nacionales, siendo los únicos beneficiados como siempre los grupos de poder económico. También es cierto que el encarcelamiento de la pareja Humala – Heredia por parte del juez Richard Concepción Carhuancho, nos parece un exceso judicial, debido a que estuvieron afrontando las investigaciones en el país y acudiendo a todas las citaciones de la justicia nacional.

La Fiscalía no ha demostrado pruebas fehacientes de peligro de fuga, y al encontrarse este proceso en investigación y no existir una acusación formal del fiscal German Juárez Atoche en contra de la expareja presidencial, esta detención no debió darse, por no existir aún sentencia alguna en su contra. La justicia debe ser garantista y no carcelera. ¿Qué pasaría si la Sala que resolverá la apelación de este caso, ordena la libertad del expresidente y su esposa? ¿Quién le repara el daño en su contra de la injusta carcelería? Que se investigue estamos de acuerdo, porque hay que perseguir la corrupción, caiga quien caiga y desterrar la impunidad en el Perú. En lo que no debemos estar de acuerdo es que la justicia se imparta con sesgos en el país. ¿Porque tanta severidad y rapidez en encarcelar a los esposos Humala – Heredia?, cuando aún su caso está en proceso de investigación, sin embargo, el expresidente Alejandro Toledo, fugado del país y con orden de detención internacional, se pasea muy orondo por las calles de Estados Unidos y las autoridades judiciales y el Estado Peruano actúan permisiblemente con él. Po otro lado, al expresidente Alan García no lo tocan ni con el pétalo de una rosa a pesar que pesan sobre él, abundantes y graves indicios de corrupción. Es más, en la agenda de Marcelo Odebrecht, figura las iniciales AG sobre supuestas coimas en el proyecto Olmos. ¿Porque cuenta con tanta protección? ¿Qué manos invisibles lo blindan en el poder judicial? La justicia debe impartirse por igual para todos. Nadie debe tener corona.

Por la salud moral del país, se debe impartir una justicia implacable contra los corruptos, pero esta debe aplicarse sin sesgos de ninguna índole, para evitar politizar los procesos y alejar cualquier tufillo de venganza que contamina la acción de la justicia. Esperamos que el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez y el Presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, sepan garantizar la acción de la justicia, basados en la transparencia y la imparcialidad, Sin temblarles la mano, pero sin los sesgos que tanto desprestigio ha ocasionado a los órganos competentes que administran la justicia en el país. A esperar…

Por: Luis Quito Rodríguez

Médico y Abogado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here