EL PÉTREO ARTÍCULO 307 DE LA CONSTITUCIÓN

0
230
Los artículos pétreos en una Constitución no se autodefinen como tales por una pretensión de intocabilidad o de eternismo, como dice Vanossi, sino que esa naturaleza la tienen, como lo asegura el Tribunal Constitucional alemán, en virtud de reglas metapositivas no escritas, no puestas por el constituyente mismo, pero existentes anterior  y exteriormente a la Constitución: la inflexibilidad de la ley de leyes y los derechos humanos.

Era pétreo el artículo de la Constitución de 1933 que prohibía la reelección presidencial inmediata, o por ejemplo, en Alemania la inalterabilidad de los principios fundamentales o del espíritu de la Constitución. Y en Francia  y en Italia la irrevisabilidad de la forma de gobierno republicana, entre otros. Hemos señalado antes que el artículo 307 de la Constitución de 1979, inspirado textualmente en el numeral 250 de la Constitución venezolana de 1961, y este, a su vez, en el artículo 135 de la Constitución de Querétaro, no pierde su vigencia ni deja de observarse por acto de fuerza o cuando fuere derogada por cualquier otro medio distinto del que ella misma dispone.

En estas eventualidades, agrega que todo ciudadano investido o no de autoridad tiene el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia. En su segundo párrafo, inclusive, afirma que deben ser juzgados los que aparezcan responsables del acto de fuerza o de la derogación inconstitucional de la Magna Lex.

Ese artículo dice, in fine: “El Congreso puede decretar, mediante acuerdo aprobado por la mayoría absoluta de sus miembros, la incautación de todo o de parte de los bienes de esas mismas personas y de quienes se hayan enriquecido al amparo de la usurpación para resarcir a la Republica de los perjuicios que se le hayan causado”. Esta norma no ha sido acatada. Aunque, en su parte considerativa, del fallo en el Expediente 010-2002-AI/TC, el Tribunal Constitucional sentenció que los golpistas del 5 de abril  debían ser juzgados conforme el artículo 307 de la Constitución de 1979. 

Transcribimos: “si bien ahora se encuentra vigente la Constitución de 1993, ello no impide que contra los golpistas del 5 de abril de 1992 y sus funcionarios se aplique ultra activamente el artículo 307 de la Constitución de 1979, pues en el momento en que se cometieron tan luctuosos acontecimientos y hasta el 31 de diciembre de 1993, dicha Constitución se encontraba en vigencia, y, por lo tanto, ella es perfectamente aplicable para el juzgamiento de todos aquellos que participaron en la demolición de la institucionalidad democrática de nuestro país”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here