“EL AEROPUERTO” DE KEIKO Y PPK

0
87

Las elecciones presidenciales pasadas nos condujeron en segunda vuelta a un callejón sin salida, la definición entre dos candidatos de la derecha reinante en el país entre Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori, ambos de derecha, pero con diferente condimento. Ambos defensores a ultranza del actual modelo económico. Si algo los diferenciaba, eran pequeños matices en cuanto a la defensa de los Derechos Humanos. Sin embargo, ninguno proponía un cambio sustancial en la conducción del país.

Concluido el proceso electoral, la ciudadanía se inclinó mínimamente por Pedro Pablo Kuczynski, quien ganó raspando la elección, como él mismo lo ha reconocido.

Pero qué pasó para que dos candidatos de la derecha, luego de la elección, se distancien en forma ciega y visceral. La respuesta la podríamos encontrar en que Keiko no ha podido hasta hoy asimilar su segunda derrota electoral consecutiva, en las que se le quemó el pan en la puerta del horno. También en los dardos finales de campaña por parte de PPK, como que de ganar la lideresa de Fuerza Popular el Perú se convertiría en un narcoestado.

Esto se vio reflejado en la descortesía de Keiko, al no saludar el triunfo de Kuczynski en las urnas. Tuvo que intervenir el propio cardenal Cipriani para que Keiko y PPK, se vuelvan a ver las caras en un misterioso, fugaz e improductivo diálogo. Pasado este, las tensiones entre sus voceros y bancadas en el Congreso han sido la constante.

Por el bien del país, hubiese sido mejor que dos fuerzas políticas alineadas en el sector de la derecha hubiesen cogobernado. Evitando al país la zozobra y el retraso en la ejecución de las grandes reformas que el Perú necesita, en educación, salud, justicia y seguridad.

Pero como nada es duradero y eterno en la vida, ha tenido que ser la celebración del 20 aniversario de la operación ‘Chavín de Huántar’, para que los líderes de Fuerza Popular y Peruanos Por el Kambio asistan por primera vez juntos a una ceremonia y así bajar las tensiones entre estos dos grupos políticos. Por un lado PPK saludó a Keiko e instó a “voltear la página” por el bien del país. Kuczynski tendiendo puentes con el fujimorismo, destacó que el gobierno del expresidente Alberto Fujimori se portó en forma “eximia en la organización de la operación Chavín de Huántar”.

Keiko, por su parte, devolviendo loas a través de las redes sociales, emitió varios tuits. En uno de ellos saludó “el justo y merecido homenaje del gobierno del Sr. Kuczynski a nuestros comandos”.

Qué puede estar pasando para que Keiko y PPK comiencen a degustar un “aeropuerto” del mismo plato. La razón sería que el caso de corrupción Odebrecht ha golpeado a toda la clase política tradicional. Las encuestas así lo grafican. Otro motivo sería que el desastre del fenómeno El Niño, permitió que la unión entre peruanos salga a flote ¡con una sola fuerza! Sin distingos políticos de por medio.

El Perú necesita de encuentros y no desencuentros entre sus líderes políticos. Le toca a Kuczynski, como gobierno, actuar con prudencia y responsabilidad, dialogando y tendiendo puentes con el fujimorismo, así no fuera para un cogobierno, al menos para buscar un colaboracionismo del fujimorismo a su gestión. Debe poner coto a las actitudes antifujimoristas de Sheput y Gino Costa.. Por el lado del fujimorismo, Keiko tendrá que ponerle camisa de fuerza a Becerril y un bozal a Letona y Aramayo para evitar que sigan petardeando al gobierno. Con Odebrecht encima y el desastre dejado por el “Niño Costero”, la situación no es nada fácil para el gobierno y el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here