ALAN Y KEIKO: LA CORRUPCIÓN LOS UNE

0
208

28/03/2016

ALAN Y KEIKO: LA CORRUPCIÓN LOS UNE 

La arbitraria exclusión de la contienda electoral de Guzmán y Acuña, ha generado la indignación ciudadana y ha despertado el sentimiento antiestablishment que parecía dormido. Trajo consigo también, que se saquen la careta dos siniestros personajes de la política nacional, Alan García y Keiko Fujimori, mostrándose como realmente son, perversos y corruptos.

La corrupción une a Keiko y Alan. Se juegan la pelota de la corrupción en pared, hacen huachitas, tacos y gambetean a cualquier rival. Utilizan el juego sucio de la patada y el codazo artero, para contener y sacar al adversario, sin importarles meter la mano. Total, los jueces corruptos, como los del JNE, siempre se harán de la vista gorda y estarán de su lado.

Les gusta el poder, la trampa y el dinero. Cómo pudieron Guzmán y Acuña ser tan ingenuos políticamente, cuando cualquier asesor con buen olfato político, fácilmente pudo haberse dado cuenta de lo que se traían Alan y Keiko en el JNE, con la complacencia de PPK.  Ya se sabía quién era el jugador (Alan) y cómo iba a ser la jugada (exclusión de Guzmán y Acuña). Conociendo que los magistrados del JNE estaban del lado de ellos debieron tomar contingencias.

Logrado su primer objetivo, ahora vienen por más, y buscar triturar a los tres candidatos que podrían quemarles la película (PPK, Alfredo Barnechea y Verónika Mendoza), y quedar ellos dos como la única opción. Con “experiencia” para robar. La decencia para este par no existe. Total, ya vendieron su alma al diablo y lo único que ambicionan es tener nuevamente poder y dinero, haciendo del país un botín de guerra de estos bribones y su banda de ayayeros.

Las marchas de repudio a Keiko y Alan deben seguir. La del 5 de abril, fecha que recuerda el nefasto autogolpe de Alberto Fujimori, hoy preso en la DINOES, debe ser la manifestación que señale la línea y el derrotero que el Perú debe elegir el 10 de abril. Para que no vuelva otra vez la dictadura asesina y corrupta. Esta vez, no con el chino rata sino encarnada por su hija Keiko, a la que conocemos como la china rata.

A Keiko le aterra volver a perder nuevamente la contienda electoral y quedarse con la miel en los labios de no poder saciar sus ansias de poder y dinero, que ha disfrutado desde muy joven como primera dama de la corrupción. Sin importarle traicionar a su madre a la que dejó que torturaran las siniestras huestes del ‘Doc’ Montesinos.  García se envilece con el ego de querer ser mandatario por tercera vez y le pican las manos para volver a robar los dineros públicos. Pero lo que más le quita el sueño es verse derrotado y que el 10 de abril se convierta en su lápida electoral. No lo soportaría, ni el litio calmaría su ansiedad y berrinche.

Otro detalle a tomar en cuenta, es que a ambos les encanta violar Derechos Humanos. El fujimorismo tiene la matanza de La Cantuta y Barrios Altos, por su parte, Alan tiene el Frontón y el Baguazo. Asimismo, exhiben sus sicarios, jinetes del terror, del secuestro, tortura y asesinato. Fujimori: el Grupo Colina y, Alan: el Comando Rodrigo Franco. En síntesis, más que políticos son un par de bandidos.

La corrupción los tiene atados. Saquearon el erario nacional, no se les encuentra rastro de lo robado, por tener el dinero sucio mediante cuentas offshore en paraísos fiscales. Estos latrocinios económicos les permiten vivir cómodamente. El fujimorismo tiene sus Vladivideos que revelan la podredumbre que se vivió en los regímenes del chino rata. Alan tiene las comisiones por el tren eléctrico, reventa de los Mirage, los petroaudios y los asquerosos narcoindultos.

Por último, ambos tienen como estandarte el modelo neoliberal, que tanta desigualdad e injusticia ha provocado en el mundo. Keiko lo heredó de su padre, que traicionó al pueblo peruano. Prometió el no shock económico y una vez instalado en el gobierno, aplicó un criminal ‘paquetazo’ que dejó en la miseria y desocupación a millones de peruanos. Alan en cambio, es un converso al neoliberalismo, traidor al legado social del maestro Haya De la Torre y miles de apristas, que dieron su vida por un Perú de pan y libertad con justicia social.

Es deber de todos los peruanos democráticos y que aman a su Patria, impedir que estas dos bandas organizadas del crimen político, Alan y Keiko, vuelvan a ser de las suyas, saqueando nuevamente el dinero de todos los peruanos, sumiendo en la miseria y el dolor a millones de compatriotas que claman por paz, justicia y desarrollo. Impidamos el fraude electoral puesto en marcha por Alan y Keiko.

 

Hasta la próxima

 

Alejandro Ramírez Merino

Comunicador y Consultor Político

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here